Tecno
Temas

TECNO TEMAS MINEARC: MONóXIDO DE CARBONO Y DIóXIDO DE CARBONO

ma-insitu

¿Cuáles son los efectos potenciales del monóxido de carbono y del dióxido de carbono para los ocupantes de una cámara de refugio? Tecno Temas MineARC explica hoy la importancia del monitoreo y eliminación de monóxido de carbono y dióxido de carbono en las cámaras de refugio con ocupantes.

En los ambientes sellados, existen subproductos naturales que afectan a las personas dentro de ese espacio, por ejemplo el monóxido de carbono (fórmula química CO) y el dióxido de carbono (fórmula química CO2), que pueden acumularse y envenenar el aire. En concentraciones suficientemente altas, el CO y el CO2 pueden provocar lesiones graves que producirán la pérdida de conciencia y finalmente, la muerte. La eliminación de estos gases nocivos es, por ende, una necesidad vital para cualquier cámara de refugio, especialmente si el suministro de aire (de mina) falla o está comprometido.

 

 

DIóXIDO DE CARBONO

co2-atom

El dióxido de carbono (CO2) es un gas incoloro e inodoro, presente en la atmósfera terrestre como gas traza, en concentraciones de aproximadamente 400ppm (0,04%) por volumen. Las fuentes naturales de CO2 incluyen volcanes y aguas termales, y, por ser soluble en agua, se presenta naturalmente en cursos subterráneos, ríos, lagos, nieves permanentes, glaciares y agua de mar. También en yacimientos de petróleo y gas natural.

El dióxido de carbono es producido por todos los organismos aeróbicos al metabolizar carbohidratos y lípidos para producir energía a través de la respiración. Reingresa al aire como producto de los pulmones de los animales terrestres, incluidos los seres humanos. Además, el dióxido de carbono se genera durante el proceso de descomposición de materiales orgánicos y por la combustión de madera, carbohidratos y combustibles fósiles, tales como el carbón, la turba, el petróleo y el gas natural.

El dióxido de carbono no está clasificado como un gas tóxico o nocivo por sí mismo, pero se trata de un gas asfixiante que puede reducir o reemplazar la concentración normal de oxígeno en el aire que se respira. Aspirar aire sin contenido de oxígeno puede producir la muerte por asfixia (sofocación).

En concentraciones superiores al 1%, puede provocar somnolencia y una ligera falta de aire en algunas personas. En niveles de entre 7 y 10% puede provocar sofocación, aún con suficiente presencia de oxígeno, que se exterioriza como mareos, dolor de cabeza, disfunciones visuales y auditivas e inconciencia, en el lapso de unos minutos a una hora. Los efectos fisiológicos de la exposición aguda al dióxido de carbono se agrupan bajo el término de hipercarbia, que es un subconjunto dentro del concepto de asfixia. El nivel de exposición laboral establecido es de 0,5%, para un período de ocho horas.

Los humanos exhalan CO2 a un ritmo de aproximadamente 30 litros por hora. Un grupo de personas en un espacio reducido y sellado, como el de una cámara de refugio, contaminará rápidamente el aire respirable con CO2, en bastante menos tiempo de lo que se necesitaría para agotar el oxígeno.

 

MONóXIDO DE CARBONO

co-atom

El monóxido de carbono (CO) es un gas incoloro, inodoro e insípido, ligeramente menos denso que el aire. Es altamente tóxico para animales hemoglobínicos (incluidos los seres humanos) en concentraciones superiores a 35ppm.

En la atmósfera, el CO se produce a partir de la combustión incompleta y está presente en los gases de escape de vehículos y otros motores, además de la incineración de la mayoría de los combustibles. También se produce en pequeñas cantidades por procesos metabólicos normales de los animales/seres humanos y en la sangre humana en niveles de 0 a 3%, en adultos saludables. Este porcentaje es mayor en grandes fumadores.

El CO también es conocido como el “asesino silencioso” y la intoxicación por CO es el tipo más común de muerte por envenenamiento del aire. Una vez que se inhala, el CO se combina con la hemoglobina para producir carboxihemoglobina, impidiendo la distribución del oxígeno por el cuerpo. Se desplaza el nivel de oxígeno en sangre, lo que provoca que los órganos vitales no reciban alimento. En consecuencia, la persona padece sofocación y pérdida de conciencia.

Las moléculas de CO no se desprenden de la hemoglobina, quedan enlazadas a la proteína durante largos períodos de tiempo, con lo cual la intoxicación por CO se vuelve irreversible. En concentraciones de apenas 667ppm (0,667%) puede provocar que el 50% de la hemoglobina del cuerpo se transforme en carboxihemoglobina. Un nivel de 50% de carboxihemoglobina puede producir convulsiones, coma y hasta la muerte.

Los síntomas más comunes de intoxicación por CO pueden ser similares a otros tipos de envenenamiento e infecciones e incluyen padecimientos tales como dolor de cabeza, náuseas, vómitos, mareos, fatiga y una sensación de debilidad. Algunos efectos neurológicos son confusión, desorientación, perturbación de la visión, síncope (desmayo) y convulsiones.

El límite de exposición laboral se fija en 50ppm de CO a largo plazo. Los efectos del CO se combinan en el ambiente encerrado de una cámara de refugio, y, por ende, debe ser eliminado.

 

ELIMINACIÓN DE CO Y CO2 EN CÁMARAS DE REFUGIO

Durante el aislamiento, los ocupantes consumen oxígeno y exhalan CO2 y CO, como parte de la actividad normal de respiración. El CO también puede entrar a la cámara al ingresar los ocupantes o si se compromete la toma de aire comprimido. Es esencial contar con un método confiable y medible para el monitoreo y eliminación del CO y CO2 en el aire. Esto se logra utilizando sistemas de monitoreo digital de gases y depuración química.

El monitoreo estricto de los niveles de gas dentro de la cámara de refugio permite que los ocupantes adopten acciones correctivas, para mantener un ambiente seguro y habitable durante una emergencia.

Series IV Scrubbing System_no labels_273x242

La depuración química es el proceso de eliminación de gases no deseados en el aire, a través de reacciones químicas que transforman la composición del gas en agua y calor, a medida que pasa por el sistema. Los equipos de depuración trabajan con productos químicos activos para “limpiar” la acumulación nociva de CO y CO2 del aire dentro de la cámara de refugio.

 

RESEÑA

Muchas veces se confunde el CO con el CO2. Los dos son gases inodoros e incoloros, ambos afectan el sistema cardiovascular y pueden ingresar al cuerpo a través de la inhalación, la piel o los ojos. También pueden producir síntomas similares como dolores de cabeza, mareos, convulsiones y alucinación.

A la derecha aparece una lista de las diferencias entre estos gases. Haga clic en la imagen para agrandar.


Para obtener más información sobre monóxido de carbono y dióxido de carbono y sistemas de depuración en cámaras de refugio, contáctenos en info@minearc.com.au para conversar con un representante MineARC.